Deja al caballo tranquilo que no quiere caricias.

Mira que somos cabezones algunas veces, cuando un animal no quiere nada con nosotros debemos dejarlo tranquilo, que lo único que puede pasar es que te lleves un susto.