Descubre demasiado tarde que no debería haberse metido con un taxista.

No sabemos que ha pasado, pero un tipo no hace más que meterse con un taxista que permanece dentro del coche. Lo bueno viene cuando al taxista se le termina la paciencia y sale del coche, es entonces cuando nuestro amigo descubre que se va a llevar la del pulpo.