Se presenta el marido y la pilla con otro.

Esto me ha recordado a esa frase de «no dejes que la verdad estropee un buen titular». Me refiero a que el vídeo hace aguas por todas partes, pero es verdad que la historia del marido pillando con las manos en la masa a su mujer, siempre gusta.